Blog

Tres formas de implementar el teletrabajo en tu negocio

Teletrabajo mediante conexión segura al equipo de la oficina

Reinventarse o morir. Este ha sido el gran dilema de numerosos negocios en España debido a la pandemia del coronavirus. El confinamiento y los rebrotes han provocado que la pequeña y mediana empresa haya tenido que migrar, en la medida de lo posible, a un modelo remoto en tiempo récord.

En cuestión de días, empresarios y trabajadores tenían que enfrentarse a la realidad del teletrabajo. Es aquí donde conviene estar bien asesorado, puesto que hay que tener en cuenta varios factores: infraestructura existente, flujo de trabajo y presupuesto (tanto inicial, como de mantenimiento).

Desde casa, como si estuvieses en la oficina

Cuando el tiempo apremia, aprovechar la infraestructura actual de la empresa es vital. En este caso, tendremos que aprovechar los equipos de la oficina y utilizarlos como escritorios remotos. En otras palabras, el trabajador se va a conectar a su ordenador de la oficina, trabajando con su escritorio, documentos y programas. Lo único que cambia es que, en lugar de estar en la silla de la oficina, estará teletrabajando en una ubicación distinta.

Solo hay una condición y es que el equipo de la oficina debe permanecer encendido 24/7. Para esta tarea, es imprescindible contar con profesionales que preparen y optimicen los equipos para un funcionamiento exhaustivo. Además, para el teletrabajo, deben emplearse técnicas de redirección de puertos, tunelado VPN (si hubiese un servidor en la oficina) y protección de ataques de fuerza bruta.

En el momento en el que nuestros ordenadores son accesibles desde fuera de la red local, la seguridad es un punto esencial. Debemos poner especial atención a los ataques organizados por fuerza bruta que suelen desencadenar el secuestro de la información de la empresa.

Escritorios virtuales en un servidor centralizado

En empresas algo más grandes, donde contamos con un servidor físico, la recomendación es utilizarlo como escritorio virtual para los trabajadores. De esta forma, ahorramos costes al evitar que los ordenadores permanezcan encendidos constantemente.

Escritorios virtuales en Windows 10

En el servidor, los usuarios realizan sus tareas de teletrabajo sobre una máquina virtual. En ella, cada uno tiene su perfil de usuario, igual que en su ordenador de la oficina. Pueden almacenar sus archivos y programas de uso individual, pero además pueden acceder a los programas en red de la empresa.

De igual manera, este método de teletrabajo requiere una conexión cifrada punto a punto mediante VPN. Con esto, evitamos que la información transferida sea leído y analizada por un posible atacante que intercepte la comunicación entre cliente y servidor. Aunque en este caso, el equipo no estaría expuesto directamente a Internet, también aplicaríamos técnicas de protección contra ataques de fuerza bruta y una correcta estructura de permisos como medidas de prevención.

Teletrabajo en la nube con Microsoft 365

En empresas donde el principal flujo de trabajo está centrado en el correo electrónico y la creación y gestión de archivos (despachos de abogados, estudios de arquitectura, administraciones de fincas…) es fácilmente asumible la migración de la infraestructura a la nube.

Teletrabajo en la nube con Microsoft 365

En el caso de Microsoft 365, es posible almacenar y compartir todos los archivos entre miembros de la empresa. Además, proporciona un entorno de correo electrónico centralizado y la plataforma de comunicación Microsoft Teams. Todo esto, en una plataforma cifrada y segura.

Con el teletrabajo en la nube, se minimizan los costes al no requerir de una inversión inicial en servidor o mantener los equipos de la oficina siempre en funcionamiento. Simplemente, se paga por la cantidad de usuarios que vayan a disponer de una cuenta.

Las tres formas de trabajo son compatibles, pudiendo migrar una parte de la infraestructura empresarial a la nube y/o a escritorios virtuales. Por lo tanto, es posible iniciar una transformación digital progresiva en la que vayamos viendo la efectividad de las medidas implementadas y, así, conocer si podemos evolucionar hacia otras formas de trabajo.

En Airsa te ayudamos con la transformación de tu empresa

En Asesoría Informática Saudinós hemos realizado con éxito la puesta a punto de la infraestructura y evolución tecnológica de muchos clientes de cara al teletrabajo. Con la llegada del coronavirus, hemos ayudado a numerosas empresas a permanecer en funcionamiento sin perder un solo minuto. Cuando hablamos de productividad, cada segundo cuenta.

Analizamos la infraestructura actual de la empresa, sus flujos de trabajo y las necesidades de criticidad de la información. Con esto en mente, te ofrecemos un plan de implementación y un presupuesto que cumpla con todos los requisitos necesarios para que la empresa siga funcionando como un reloj.